Antes de que nos jodieran la marrana y que nos hicieramos yayos, la Penya Pork destacaba por sus disfraces cachondos.